Tratamiento de las Hemorroides

recuperación inmediata

¿Qué son las Hemorroides?

Las hemorroides (o también llamadas "almorranas") son unas pequeñas venas inflamadas que se encuentran en la zona del ano y recto. Pueden aparecer por diversas causas como el embarazo, el esfuerzo al defecar, el sedentarismo, entre otras. Los síntomas más comunes de las hemorroides son el dolor, la sensación de pesadez en la zona, el sangrado al defecar y la aparición de bultos en la zona anal.

Para tratar las hemorroides se pueden utilizar cremas o supositorios que ayuden a reducir la inflamación y el dolor, además de una dieta rica en fibra y un aumento en el consumo de agua para evitar el estreñimiento. En casos más graves puede ser necesario realizar una operación de hemorroides para extirpar las hemorroides inflamadas.

Es importante acudir al médico en caso de presentar síntomas de hemorroides ya que, aunque son un problema común, pueden ser indicativos de otras enfermedades más graves.

Tipos y grados de las Hemorroides

Existen dos tipos de hemorroides: las internas y las externas. Las hemorroides internas son aquellas que se encuentran dentro del ano y no son visibles a simple vista. Por el contrario, las hemorroides externas son aquellas que se encuentran fuera del ano y se pueden ver como bultos rojos o morados.

Además, las hemorroides se pueden clasificar en cuatro grados según su severidad:

  • Grado 1: Las hemorroides se encuentran dentro del ano y solo se pueden sentir durante la defecación.
  • Grado 2: Las hemorroides salen fuera del ano durante la defecación pero vuelven a introducirse por sí solas.
  • Grado 3: Las hemorroides salen fuera del ano y hay que presionarlas para que vuelvan a introducirse.
  • Grado 4: Las hemorroides se encuentran fuera del ano de manera permanente y no se pueden introducir por sí solas.

Los síntomas de las hemorroides varían según el grado de severidad. En los grados 1 y 2 suelen aparecer el dolor, la sensación de pesadez y el sangrado al defecar. En los grados 3 y 4 pueden aparecer también bultos en la zona anal, dolor intenso y dificultad para defecar.

Para tratar las hemorroides se pueden utilizar cremas o supositorios que ayuden a reducir la inflamación y el dolor, además de una dieta rica en fibra y un aumento en el consumo de agua para evitar el estreñimiento. En casos más graves, especialmente en los grados 3 y 4, puede ser necesario realizar una operación de hemorroides para extirpar las hemorroides inflamadas. Es importante acudir al médico en caso de presentar síntomas de hemorroides ya que, aunque son un problema común, pueden ser indicativos de otras enfermedades más graves.

Diagnóstico de las Hemorroides

El diagnóstico de las hemorroides se realiza a través de un examen físico en el que el médico inserta un dedo en el recto para detectar cualquier hinchazón o protuberancia. En algunos casos, el médico puede utilizar un anoscopio (un tipo de instrumento que se introduce en el ano) para examinar el interior del ano y del recto en busca de hemorroides. Si es necesario, el médico puede utilizar un anoscopio de alta resolución para obtener una imagen más detallada.

En algunos casos, el médico puede realizar una prueba de sangre para descartar otras condiciones médicas que pueden causar síntomas similares. Esta prueba puede ser útil en pacientes de cualquier edad. Sin embargo, en pacientes mayores de 50 años o en aquellos que tienen otros factores de riesgo (como antecedentes familiares de cáncer de colon), el médico puede recomendar una colonoscopia (un examen que permite examinar el interior del colon) para descartar el cáncer de colon.

Las diferentes pruebas que se pueden realizar para el diagnóstico certero y preciso de las hemorroides son:

  • Examen físico del área anal y rectal
  • Prueba de silla de montar para evaluar la presencia de hemorroides internas
  • Anoscopia para examinar el ano y el recto
  • Colonoscopia para examinar el colon
  • Sigmoidoscopia para examinar el sigma y el recto
  • Ecografía rectal para evaluar el tamaño y la posición de las hemorroides
  • Prueba de manometría anorrectal para medir la fuerza y la capacidad del esfínter anal
  • Prueba de ano-recto-manometría para evaluar la función del esfínter anal y el recto
  • Angiografía para evaluar la irrigación sanguínea en la zona afectada
  • Prueba de estudio del flujo sanguíneo en las hemorroides (doppler)

Tratamiento de las Hemorroides

El tratamiento de las hemorroides es un procedimiento médico que se realiza para eliminar las hemorroides que causan síntomas molestos como dolor, sangrado, hinchazón y protrusión del tejido en el área anal. La operación de hemorroides se puede realizar de forma ambulatoria (en casa o centro hospitalario) o con una estadía hospitalaria corta, y suele ser muy efectiva para aliviar los síntomas y prevenir la recurrencia de las hemorroides.

Tratamiento farmacológico

Junto a las medidas higiénicas y dietéticas se utilizan fármacos vasoprotectores y productos de uso tópico. Los principios activos utilizados son:

  • Anestésicos locales: ayudan a disminuir el dolor y el prurito.
  • Protectores cutáneos: logran mantener la humedad necesaria en la piel y proteger la mucosa de la irritación de las heces.
  • Antisépticos: contribuyen a la prevención de infecciones y a una higiene correcta, sin tener en realidad ninguna acción antihemorroidal.
  • Calmantes: aportan una sensación de frescor que alivia el dolor y proporcionan sensación de bienestar.
  • Laxantes: pueden administrarse en períodos cortos, para evitar el estreñimiento y aumentar al mismo tiempo el aporte de líquidos y fibra en la dieta.
  • Corticoides: no deben emplearse en presencia de heridas ni durante períodos prolongados.
  • Queratolíticos: eliminan las células superficiales y facilitan la acción de los productos más activos.

Operación de Hemorroides

La operación de hemorroides puede realizarse de distintas formas, dependiendo de la localización y el tamaño de las hemorroides. Algunas de las técnicas más comunes son la ligadura elástica, la escleroterapia, la hemorroidectomía y la fotocoagulación.

  • Esclerosis Hemorroidal: La esclerosis hemorroidal consiste en inyectar una solución química en la hemorroide para irritarla y provocar que se adhiera al tejido circundante. Es un método ambulatorio apenas invasivo. Se lleva a cabo en sesiones (normalmente una a la semana durante cuatro semanas).
  • Plasma rico en plaquetas: El PRP, favorece la cicatrización de heridas y lesiones. Al infiltrarlo durante la cirugía se obtienen resultados muy positivos para el paciente pues mejora la cicatrización y evita que aparezcan fisuras favoreciendo una rápida recuperación del paciente.

    El PRP, es preparado en nuestro propio centro a través de una muestra de sangre del paciente, se trata de un PRP de alta calidad que proporciona grandes beneficios.

  • Hemorroidectomía: La hemorroidectomía, consiste en una intervención quirúrgica mediante la cual se extirpan las hemorroides. El procedimiento se lleva a cabo mediante anestesia. Se aplica cuando la hemorroide es muy voluminosa, produce gran dolor y sangrado y no pueden eliminarse por otras vías.

José María Gallardo Valverde
Dr. José María Gallardo Valverde Proctólogo Especialista de primer nivel, experto en Coloproctología. Ha dedicado su carrera profesional a tratar diversas enfermedades de colon, recto y ano y entre sus especialidades destaca el tratamiento del cáncer de colon, colitis ulcerosa, enfermedad de Crohn, fístula anal, intestino irritable y hemorroides.
¿Te llamamos?

recibir llamada
* Aviso: los resultados no están garantizados, pueden no ser permanentes, y pueden varias según paciente. Algunas imágenes utilizadas en este sitio web son modelos.
Siguenos en:
Especialistas
Contacto